TEST Trek Fuel Ex 9.9

04/02/2019

Si nos dieran a elegir una bicicleta para todo, ¿qué pediríamos? Que fuera ligera como una de XC, bajadora como una enduro y que llevara los mejores componentes, sin importar el precio. ¿Estamos de acuerdo? Pues si estamos de acuerdo, tu bici ideal es la Fuel EX 9.9

¿Se puede pedir algo más?

Tenemos muy presentes las sensaciones de la Fuel EX 9 29 que probamos en el número 56. Aquel modelo nos pareció un gran avance sobre el modelo 2016 (número 47) y esto es algo que nos sorprendió mucho, ya que la versión 2016 nos parecía ya casi inmejorable. El camino hacia la bici “trail” perfecta seguía su curso y las nuevas tendencia regían sobre ella: mayor recorrido, ángulos más relajados y, en definitiva, una polivalencia que mantenía buenas dotes subidoras pero que mejoraba mucho sus capacidades bajadoras. Este concepto lo encarnó perfectamente el modelo 2017 y de él sólo nos quejamos de su elevado peso y de algún componente que no estaba a la altura. En 2018 Trek nos ha vuelto a deslumbrar con una Fuel EX todavía mejor gracias a una “pequeña-gran” revolución en el amortiguador.

El modelo 9.9 encarna todo lo que Trek sabe hacer y en él encontramos todas las tecnologías aparecidas ya en 2017: sistema de suspensión ABP, Boost 148, sistema de bloqueo de manillar Knock Block, Full Floater, bieleta EVO link, tubo de dirección conificado E2, Mino Link para cambiar la geometría, guiado interno de los cables Control Freak, protecciones Carbon Armor, pedalier PF92, anclaje para guiacadenas ISCG 05 y geometría G2.  El modelo 9.9 es el tope de gama y por ello está fabricado en carbono OCLV. Este material se utiliza en el triángulo principal, vainas y tirantes, siendo ésta la principal diferencia con los modelos 9.7 y 9.8, que utilizan aluminio en su parte trasera.

Aunque el modelo 9.9 2018 es prácticamente igual al modelo 2017, tiene una diferencia muy importante. El amortiguador adopta la nueva tecnología RE:aktiv con Thru Shaft, una novedad que afecta directamente a su comportamiento. Estéticamente es muy parecido al del año pasado pero si nos fijamos en su parte inferior, donde va anclado a la bieleta flotante Full Floater, vemos que presenta una especie de “U” invertida a través de la cual se desplaza un cilindro cuando el amortiguador se comprime. Este cambio externo también implica cambios internos, ya que se eliminan diversas piezas que aumentan la sensibilidad y disminuyen la velocidad de respuesta ante cualquier impacto.

Componentes High End

La Fuel EX 9.9 2018 es parecida al modelo anterior pero se han modificado algunos componentes para hacerla más efectiva si cabe. Este año se equipan más componentes Bontrager, algo que nos gusta mucho y que demuestra que en Trek no sólo saben fabricar buenas bicicletas. La horquilla es la misma que se usaba el año pasado, una Fox Factory 34 Float con revestimiento Kashima y 130 mm de recorrido. Funcionamiento impecable, estética impecable y rigidez elevadísima para una de las mejores horquillas del mercado. El grupo también es el mismo del año pasado, un Sram EAGLE XX1 con plato de 32 dientes, y sigue siendo el mejor grupo que puede equipar una bici tope de gama. Ligero, suave, preciso y con desarrollo suficiente para cualquier circunstancia. Los frenos también son los del año pasado, unos Sram Guide Ultimate con discos de 180 mm, y mantienen un funcionamiento muy bueno, potente y con mejor tacto que en temporadas anteriores. En lo que sí se ha mejorado es en la incorporación de un disco trasero de 180 mm, algo imprescindible en una bici como ésta y uno de los puntos negativos que encontramos en el montaje del año pasado.

Estos son los únicos componentes no-Bontrager que tiene la 9.9 ya que el resto los firma la propia Trek con sus mejores componentes. Uno de estos componentes que nos han sorprendido son sus ruedas, las Bontrager Line Pro 30. Estas ruedas cuentan con un buje precioso y un sistema de trinquetes 108D Rapid Drive que engranan a la mínima insinuación. Los radios son finísimos (DT Swiss Aerolite 14/17G)  y las llantas, la mejor parte de todas, son de carbono OCLV. Cuentan con un ancho interno de 29 mm y son el complemento perfecto para las cubiertas Bontrager XR4 Team  Issue 29×2, 40. El año pasado nos quejamos de que se utilizase el modelo XR3 en ambas ruedas ya que, si bien es un modelo muy trail, en la parte delantera notamos falta de adherencia en situaciones límite. El peso del conjunto es muy ligero, el agarre es muy elevado y la rigidez que aportan los aros de carbono hace que estas Bontrager sean unas ruedas súper precisas. El conjunto de potencia y manillar lo firma Bontrager con su gama Line Pro. La potencia es de aluminio, muy bonita y de una perfecta medida de 60 mm (Talla 18.5), mientras que el manillar es de carbono OCLV. Este “combo” responde perfectamente ya que es rígido (manillar de 35 mm de diámetro), ligero y estéticamente precioso.

La tija de sillín sigue siendo la Bontrager Drop Line, como el año pasado, pero el sillín es un Bontrager Evoke RXL con raíles de carbono. El funcionamiento de ambos es excelente y la palanca de la tija de sillín sigue siendo de lo más ergonómico que hemos probado.

Soltando frenos

La Fuel EX es un modelo que nos tiene seducidos por muchos motivos. Las últimas versiones son muy completas pero destacan por encima de todo su carácter juguetón y bajador. Se trata de bicicletas para todo, donde prima la diversión y la seguridad bajando, pero nos permiten hacer cualquier cosa, incluso competir con ellas en pruebas enduro.

En la versión 9 que probamos en el número 57 nos pareció que el cambio a bici más bajadora había traído consigo un aumento sustancial del peso final de la bici. Aquel modelo pesaba 13,5 kg y si bien la bici bajaba como una auténtica enduro, el peso la limitaba cuesta arriba. La 9.9 equipa lo mejor de Trek y es por ello que el peso se queda en unos ridículos 11.8 kg, un peso ligero incluso para algunas dobles de puro XC. Con un peso así las virtudes de la Fuel EX 9.9 crecen exponencialmente. Si ya teníamos una bici que pedaleaba de maravilla gracias al RE:aktiv y a una geometría perfecta, ahora le tenemos que sumar que pesa poquísimo. En el modo intermedio y bloqueado, la Fuel EX parece una bici de XC de posición relajada, pero permite acelerar con facilidad y es muy sensible a los cambios de ritmo. Las ruedas son muy rígidas y pesan poquísimo, algo que se nota al instante. Para subir seguimos notando esa ligereza extrema pero, además, contamos con la rigidez estructural del cuadro de carbono OCLV. En subidas técnicas su superioridad aun es mayor y sólo notamos falta de rendimiento cuando nuestras piernas dicen basta.

A la hora de bajar la bici nos dibuja una sonrisa en la cara. Es difícil de explicar pero tenéis que imaginaros cómo es bajar con una bici de enduro que prácticamente pesa como una de XC. En la posición baja del Mino Link la Fuel EX 9.9 es muy endurera pero gracias a la ligereza del conjunto y la rigidez de las ruedas, bajamos a tumba abierta con una sensación de aplomo y agilidad que no habíamos experimentado nunca. Es facilísimo, casi insultante, cambiar de trazada o saltar con esta bici porque, literalmente, vuela. A la mínima que encontramos un resorte en el camino lo aprovechamos para saltar y empalmarlo con el siguiente resorte del camino. Es adictivo bajar así y el empleo de discos de 180 mm y cubiertas XR4 hacen que el potencial de esta bici cuesta abajo sea mucho mejor que el del año pasado. Lo único que podemos criticarle es que esa extrema ligereza pueda convertirse en cierta falta de aplomo bajando a gran velocidad. Las suspensiones dibujan el terreno fielmente, sobretodo la parte trasera, pero al ser tan ligera y responder tan rápidamente ante cualquier insinuación del camino hacen que tengamos que acostumbrarnos a sus reacciones.

En cuanto al Thru Shaft podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que Trek la ha vuelto a clavar. Ya éramos fans del RE:aktiv y ahora también lo somos del Thru Shaft. Esta combinación hace que en los modos medio y cerrado el RE:aktiv funcione de maravilla, evitando que los movimientos de baja intensidad provocados por el pedaleo queden prácticamente anulados, pero en el momento que abrimos el amortiguador aparece una sensibilidad realmente notable. Siempre nos ha gustado cómo taran los amortiguadores en Trek y siempre hemos dicho que sus posiciones están claramente diferenciadas, algo que no pasa siempre en otras marcas. Con la llegada del Thru Shaft esto continúa pero en modo abierto contamos con un tacto que se acerca mucho al de un muelle. Si lo tuyo es bajar fuerte o tienes el enduro en mente, tienes que probar un Thru Shaft.

Sinceramente después de probar la Fuel EX 9.9 se nos dibuja un horizonte lleno de dudas. Estamos seguros de que tardaremos mucho tiempo en encontrar una bici de enduro que pese como una de XC y que se mueva como pez en el agua en cualquier situación, rayando la perfección en cualquier tramo. Son las cosas de la gama alta y de darle vueltas a un producto que, si antes era bueno, ahora todavía es mejor.

FUNCIONAMIENTO: 10

VALOR DE COMPRA: 6.5

LO MEJOR

  • Comportamiento en cualquier circunstancia = polivalencia pura
  • Ruedas Bontrager Line Pro 30
  • Sensibilidad del Thru Shaft

LO PEOR

  • El precio a pagar por tenerlo todo

VEREDICTO

La Fuel EX ha vuelto a mejorar y nos ha demostrado que nunca se puede dejar de evolucionar, por muy buen producto que se tenga. Trek es especialista en sacar lo mejor de cada modelo y el Fuel EX es su modelo estrella, por lo que su comportamiento nos ha vuelto a dejar sorprendidos. Si a ello le sumamos que estamos ante el mejor modelo de toda la gama, sólo el prohibitivo precio de esta joya hará que no todos vayamos con una Fuel EX 9.9

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies