Bicicletas Test

TEST kross level B+

Escrito por Redacción

¡Puro Kross-country!

La Kross Level B+ puede presumir de ser una de las pocas bicis que en su estreno consigue una medalla olímpica. Desde sus primeras apariciones en las carreras previas a la cita olímpica ya habíamos podido ver detalles del nuevo cuadro pero no fue hasta los JJOO de Río 2016 cuando se presentó oficialmente. La medalla de plata de Maja Włoszczowska fue la mejor carta de presentación y actualmente es una de las bicicletas que están mejor colocadas en la copa del Mundo, gracias a las actuaciones de Jolanda Neff.

El proyecto de fabricación de la nueva Level B+ se ha desarrollado a lo largo de dos años y durante ese tiempo los ingenieros de Kross han hecho todo tipo de diseños y pruebas, siendo las impresoras 3D uno de los elementos que más han ayudado a avanzar de forma eficiente. El resultado de todo este trabajo ha sido un cuadro de formas limpias y peso espectacular, 970 gr. Para lograr esta cifra han recurrido al carbono D84 Super Light propio de la marca, un carbono que cuenta con dos tipos de fibras que combinadas consiguen una gran rigidez sin sacrificar una buena absorción.

Estéticamente el cuadro es parecido al modelo anterior, aunque sólo a nivel cromático. El nuevo modelo ha cambiado mucho y se ha creado un cuadro de formas más simples y visualmente más ligero. Ya no queda nada del triángulo que hacía de unión entre el tubo de sillín y el tubo superior, una de las características que más llamaba la atención del modelo antiguo. Los tirantes también han cambiado y ahora son más finos y planos, ideales para aportar una flexión que aumente la comodidad en marcha y la absorción global de la bici. El tubo de sillín, por su parte, llega ahora a la caja de pedalier de lado y con forma plana, aportando más comodidad y un sensible aumento de la rigidez general al pedalear. Las vainas son otro de los puntos que más han cambiado y pasan a ser completamente rectas, abandonando la característica curvatura que tenían en el modelo anterior. Lo que nos ha llamado la atención es la medida del eje, ya que utiliza una medida 142x12mm y descarta el uso de los más actuales Boost.

También llama la atención que el cableado no se haga de forma interna y se guie por debajo del tubo diagonal. Esta solución, aunque poco estética, es muy práctica y seguro que es bien acogida por los mecánicos del equipo ya que favorece un mantenimiento rápido cuando surgen problemas en carrera. El único cable que va guiado internamente es el de la tija de sillín telescópica, algo que un cuadro de hoy es imprescindible y que permite darle a la Kross un espectro de uso más amplio. Para acabar, la Level B+ permite el montaje de transmisiones de doble plato, aunque si descartamos el uso de desviador todo quedará muy bien disimulado.

En el apartado geométrico todo son cambios. El nuevo Level B+ cuenta con una geometría muy actual y en ello han tenido mucho que ver los corredores del equipo Kross Racing Team, que demandaban una bici más baja de delante y con un mayor aplomo en las bajadas. En nuevo Level es más largo entre ejes (1106 mm en talla M) y cuenta con un ángulo de dirección más lanzado (69º). El reach (alcance) también ha crecido y ahora se combina perfectamente con potencias cortas que aumentan la precisión de giro. Todos estos cambios van encaminados a tener una bici más precisa y segura en las cada vez más técnicas carreras de la copa del mundo, aunque para el usuario más terrenal estos cambios permiten disfrutar de una bici más divertida y bajadora. En la parte trasera también hay cambios importantes y es que las vainas se han recortado hasta los 430mm, una medida que sin ser ningún record es realmente corta para tratarse de ejes no Boost.

Montaje World Cup

El montaje de la mejor versión de la Level es, lógicamente, de copa del mundo. Los componentes escogidos son ligeros y resistentes, características indispensables para una bici top de las mejores carreras del planeta.

Empezando por la horquilla, La Lebel B+ equipa la exótica Rock Shox RS1, un modelo que en el momento de su aparición era lo más en XC. Con la aparición de la nueva SID la RS1 ha pasado a un segundo plano por su peso, aunque a nivel de funcionamiento es incluso mejor. El tacto que le confiere el funcionamiento invertido hace que tengamos sensaciones de Pike en una horquilla de sólo 100 mm de recorrido, amén de mantener el mismo bloqueo hidráulico XLoc Sprint de los mejores modelos de la marca. Estructuralmente es maciza y su rigidez es suficiente para XC, aunque la SID nos parezca aun más rígida en términos generales. Sin duda es uno de los componentes que más nos ha gustado de la bici y no nos importa que la bici pese un poco más por tal de disfrutar de una dulzura de funcionamiento difícil de ver en modelos XC.

El grupo SRAM XX1 Eagle es otro de los puntos llamativos de la bici. A día de hoy no creemos que haya rivales para este grupo si pensamos en competición, ya que los 12 piñones y su casette 10-50 hacen que podamos rodar rápido en pistas y con suficiente cadencia en las peores subidas. El único punto negativo lo encontramos en el plato escogido, ya que un 36 es un poco grande para nosotros. Para el que esté fuerte es una buena opción pero para el público más amateur un 34 hubiera sido mejor opción.

Los frenos siguen siendo de Sram y, esta vez sí, nos han encantado. Con una estética similar a los Guide, los Level consiguen un tacto más preciso y definido gracias a un accionamiento de la leva de carbono más suave. Con estos frenos hemos disfrutado de lo lindo en bajadas largas y rápidas, por lo que son una buena opción incluso para el público más trail. Por peso y prestaciones, opción perfecta para la Level.

Las ruedas son otro de los innumerables puntos de calidad de la bici. Las XRC 1200 SPLINE son el mejor modelo para XC de Dt Swiss, una marca que se caracteriza por hacer ruedas más fiables que bonitas. Es por ello que las DT cuentan con un discreto aro de carbono que, aun siendo de una calidad elevadísima, le confiere una estética sobria y elegante. Su rodar es excelente y con ellas es fácil mantener la velocidad y pasar obstáculos con soltura, como si la rueda los absorbiera de forma natural. Esta sensación se combina perfectamente con sus mejores bujes, los 240S y su sistema Ratchet System, dando como resultado unas ruedas ligeras y con un rodar super fino. El único punto débil lo encontramos en las cubiertas, que si bien son ligeras, confieren poca confianza al bajar por sitios complicados. Las Schwalbe Racing Ralph Evo LiteSkin en medida 29×2.1 son claramente rodadoras y también claramente insuficientes para frenar esta bici. Ruedan de maravilla gracias a sus tacos de perfil bajo y razonablemente juntos pero a la hora de frenar les falta mordida.

El resto de componentes sigue la misma idea de máxima calidad y ligereza. Ritchey firma el manillar, potencia y tija, ésta última con su ligerísimo modelo Superlogic. Todos ellos son de carbono y destacamos positivamente la acertada medida de la potencia (70 mm) y la forma del manillar. El precio de todo este conjunto es elevado (6300€) pero creemos que está claramente justificado, ya que este tipo de componentes top de las mejores marcas no se suele ver en bicis de serie y mucho menos a un precio  como el de la Kross.

En marcha, no tienes excusas

En marcha pocas cosas negativas podemos decir de una bici como esta. Seguramente lo más apropiado sea decir que con una bici de esta calidad y con estos componentes, si no ganas una carrera es culpa tuya, no valen excusas. La Level B+ es una purasangre de carreras y lo notas rápidamente al subirte a ella. Los 8,82 kg de la bici en talla M (sin pedales) son realmente impresionantes y seguramente estamos ante una de las bicis más ligeras del mercado. Esto es algo realmente sorprendente, sobre todo si pensamos que lleva una horquilla “pesada” y que monta cámaras.

Una vez encima de la bici agradecemos la buena posición que nos confiere el manillar y la corta potencia. Sus ángulos no son muy radicales pero están en la onda de las medidas más actuales. Su ángulo de sillín (73º) no es de los más verticales que hemos probado últimamente pero la horquilla tiene un lanzado ángulo de 69º que la convierte en muy buena bajadora. Con estas medidas y un tubo superior de 590mm tenemos una bici compacta, con una buena posición para ir pedaleando durante horas sin forzar la espalda y con un alto nivel de confianza en la parte delantera. Pedaleando nos encontramos muy centrados en la bici y uno de sus puntos fuertes lo encontramos al llanear, ya que la ligereza se une a una gran comodidad general  que hacen que literalmente volemos por los caminos a la mínima insinuación de fuerza.

A la hora de subir la Kross muestra su gran potencial. Su bajo peso es primordial para subir rápido pero también lo son sus cortas vainas, que hacen que los cambios de ritmo se noten al instante. Al no tener un tubo superior demasiado largo es bueno que coloquemos el cuerpo hacia delante para no perder el control de la rueda delantera, sobre todo si tenemos en cuenta que la tija de sillín tiene bastante retroceso. Aun con todo ello la Level B+ sube muy fácil, con una sensación de gran velocidad y poco esfuerzo.

Como no todo iban a ser elogios, la Kross tiene su único punto débil en las bajadas. En términos generales la Level B+ es una gran bajadora pero también es cierto que está muy limitada por unas cubiertas excesivamente rodadoras. Aun así la level da muestras de confianza en cualquier situación y afronta con soltura los tramos complicados. El tacto de la horquilla unido a un cuadro muy absorbente hacen que tengamos mucha confianza para bajar rápido, aunque a la hora de frenar tengamos que hilar fino para no perder el control. Las Schwalbe muestran rápidamente su límite y hubiéramos preferido montar algo más generoso para aumentar más si cabe las posibilidades de una bici realmente competitiva.

Veredicto

Cuadro de primera vestido con componentes Premium, así podemos definir a la nueva Kross Level B+. Esta Kross es ligera, absorbente y baja mejor que nunca, características indispensables para poder luchar contra las mejores de su categoría.

Opinión Experta

La Level B+ es un modelo de auténtico lujo diseñado para el competidor más exigente o para el usuario más sibarita. Su montaje es de los mejores que podemos encontrar en una bici de serie y, aunque el precio es elevado, no podemos decir que sea cara. Buen comportamiento, excelentes componentes y un precio razonable hacen de esta Kross una bici con todo lo necesario para triunfar en cualquier carrera del planeta.

Lo mejor

  • Relación calidad-precio
  • comodidad
  • Montaje de lujo
  • Peso

Lo peor

  • Cubiertas insuficientes
  • Retraso de la tija de sillín.
  • Cableado externo

Funcionamiento: 8,5 / 10

Valor de compra: 9 / 10

Texto: Alberto Roncero

Fotos: ezesan photography

Sobre el autor

Redacción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies