banner-GFA

Eroica Hispania, una prueba para los amantes de lo clásico

04/06/2018

La fiesta del ciclismo clásico bajó el telón tras un fin de semana repleto de grandes emociones y pequeñas historias que convierten a Eroica Hispania en algo muy especial que se celebró el primer fin de semana de junio en La Rioja.

Además de los valores y la filosofía que proclama y que trata de cuidar, Eroica Hispania es la suma de pequeñas historias que durante un fin de semana viven miles de personas. Normalmente en las notas de prensa se suelen narrar información relativa a personas importantes o famosas, pero esta vez hemos decidido poner en valor cómo algunas personas han disfrutado implicándose y aplicándose al máximo este fin de semana viviendo su particular “Eroica”.

Participantes anónimos, los auténticos eroicos

Vamos a contar unas cuantas de estas historias protagonizados por algunos eroicos. Ni están todos los que son, ni son todos los que están. Lo importante para la organización de Eroica Hispania es que todo aquel que haya vivido este fin de semana de pasión por el ciclismo clásico, ya sea corriendo, trabajando o animando, se lleve a casa algún buen recuerdo que perdure en el tiempo.

La cuarta edición de Eroica Hispania se puede contar desde el ímpetu y la sonrisa de Nicola, un francés que vive en Roma y que por primera vez participó en el recorrido largo. A su paso por San Millán de la Cogolla a las 07:30 de la mañana pudo arreglar su cambio de marchas por la gentileza de un lugareño que ajustó los tornillos de su bici con el destornillador que tenía en su navaja suiza. También se puede describir desde las cansadas piernas de John, un inglés que desde hace 8 meses reside en Barcelona y que se esforzaba por hablar en castellano con nosotros en el avituallamiento de San Vicente de la Sonsierra a pesar de que nosotros tratábamos de contestarle en inglés para facilitarle las cosas. Y por que no, podemos entender Eroica Hispania desde el ansia de un joven que a las 08:00 de la mañana ya había pinchado dos veces y exigía a la organización sin demasiado cariño que le facilitasen cámaras en próximos avituallamientos para poder seguir pedaleando hasta la meta de Cenicero. Y qué entrañable es vivir Eroica Hispania a través de Bob, un padre de familia estadounidense que no se ha perdido ninguna de las cuatro ediciones y que esta vez vino con su hija Helen para que se bautizase como Eroica. O a través de María, que completó el recorrido largo de 193 Km y que junto con otros 3 eroicos fue de los últimos en cruzar la línea de meta después de más de 14 horas pedaleando y disfrutando del vino y la gastronomía que solamente una tierra como La Rioja puede ofrecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies