Bicicletas Bicis Pruebas Test

BMC Fourstroke 01 TWO

Test de la nueva BMC Fourstroke 01 TWO, la doble suspensión de XC fabricada en carbono que ha revolucionado el circuito de la Copa del Mundo.

La nueva BMC Fourstroke 01 TWO sube como un tiro
Foto: Ezequiel Sánchez

Puesta a punto y ajustes en la BMC Fourstroke 01 TWO

Dejar un ajuste correcto de suspensiones fue relativamente fácil, aunque luego cada uno se hace sus propios ajustes en función de su estilo de conducción. En mi caso, que busco un poco más de rigidez, añadí unos 10 psi extra la horquilla y otros 15 en el amortiguador, también para no castigar demasiado el hidráulico de las suspensiones al usar la mayor parte del tiempo las suspensiones en la posición intermedia del bloqueo.

El sillín se coloca a medida de una manera supersencilla, y conociendo la medida de centro del eje de pedalier al sillín, y con una llave allen de 4 mm, conseguí dejar la medida clavada al milímetro.

En cuanto a la potencia, he aprovechado la BMC que viene de serie, y sin bajar su altura a ras de la tapa de la dirección, os aseguro que la bici se vuelve muy racing.

En los descensos, la nueva geometría y la tija RAD marcan la diferencia
Foto: Ezequiel Sánchez

Sensaciones con la BMC Fourstroke 01 TWO

La primera sensación fue la de ver la rueda delantera realmente lejos, casi como en una postura endurera, debido a los 67,5°del ángulo de dirección. Pero como experto de vieja escuela que soy, enseguida pensé que sería una bici torpe y lenta en los tramos mixtos. ¡Pero fallé!

Nada más entrar en el bosque me di cuenta de lo muy ágil que es la bici y de la increíble adaptación que tuve a ella.

Después de solo diez minutos pedaleando con ella, estaba completamente adaptado a sus medidas y ángulos. De veras, parecía que llevase toda mi vida rodando con la Fourstroke 01 TWO.

La adaptación a sus medidas y ángulos es rápida
Foto: Ezequiel Sánchez

Test de proximidad

Puesto que conocía muy bien la zona donde realicé los distintos tests, quise ir a un circuito bastante llano pero muy revirado entre árboles. Sin embargo, como había llovido el día anterior, no estaba muy seco precisamente. Sin embargo, decidí seguir con el plan. Esta bici se mueve impresionantemente rápido y ofrece una salida de curva muy rápida debido a al óptimo funcionamiento de las suspensiones (y al hecho de contar con unas cortas vainas de solo 429 mm). Entraba en una curva pensando que iba pasado, pero la bici se encargaba de corregirme. Y sin más dilación ya estaba saltando a la siguiente. Realmente, asombra su agilidad en curvas estrechas y, sobre todo, la facilidad de conducción de esta bici. No hay que olvidar que se trata de una máquina de XC con cuadro íntegramente de carbono y 100 mm de recorrido de suspensiones pensada para competir.

La sensación fue muy buena y el éxtasis se hacía cada minuto más intenso, así que sin darme cuenta estaba apretando en una subida pedaleable, con alguna piedra típica de la Serra de Collserola. ¡Cómo sube, por favor!

El conjunto de amortiguador y horquilla FOX leían el suelo con una precisión asombrosa, el liviano peso de las ruedas DT Swiss XR 1501 Spline ONE, de aluminio y con 25 mm de anchura interna de la llanta, hacía que en cada pedalada volaran vatios como para encender una tostadora, y la rueda trasera, a pesar de la humedad, no perdía agarre. Todo fluía con una armonía propia de orquestra sinfónica.

Ofrece 100 mm de recorrido, pero la BMC Fourstroke permite hacer muchísimas cosas
Foto: Ezequiel Sánchez

Reflexiones sobre la BMC Fourstroke 01 TWO

Después de subir unos 15 minutos, ya era hora de beber un trago de agua. Y aquí encontramos otro punto a favor de su estilizado diseño suizo, pues no hace falta montar un portabidón de carga lateral. El bidón entra y sale sin problemas. Así pues, llegó la hora de ver cómo se comportaba en bajada.

Como veterano del mountain bike que soy, temía una falta de potencia de frenado, porque conocía los antiguos frenos Shimano XTR. Pero no, una vez más me volví a equivocar. Resulta sorprendente la potencia y la progresividad de los nuevos frenos de la casa nipona. Aportaron seguridad desde el minuto uno.

Sabía claramente que la bajada que yo suelo llamar “bajada técnica”, en realidad era un acantilado. Así que en un clic, bajé la tija telescópica integrada Race Application Dropper, de 80 mm de recorrido, ¡y para abajo!

Realmente solo tuve que evitar los árboles. La velocidad era de monoplaza de Fórmula 1 y el aplomo, increíble. Nunca tuve la sensación de salir por orejas. La Fourstroke 01 se comportaba con una agilidad pasmosa. Se conducía con una facilidad extrema. Y el cambio de pesos entre escalones fluía. La bici se movía entre las piedras y los árboles sin esfuerzo alguno, y al llegar abajo, la sensación fue increíble: ¡no estaba cansado!

Detalle de la tija telescópica RAD y del sistema de suspensión APS de la Fourstroke 01
Foto: Ezequiel Sánchez

La realidad de las cifras

Tenía ganas de volver a casa solo para conectar Strava y ver si realmente había bajado más rápido que de costumbre o de si solo eran sensaciones.

En una trialera por la que cada semana paso un par de veces, mejorar un tiempo era casi imposible. Y menos con una bici que no conocía. Pero tenía la ilusión de hacerlo realidad.

Durante esta primera salida, de 38 kilómetros de distancia, en ningún momento tuve problema alguno con el cambio. ¡Ni un solo piñón que engranara de más o de menos! Hay que reconocer que el nuevo XTR mecánico es la bomba, muy silencioso y preciso.

Ya que se me estaba acabando el tiempo, quise volver por un tramo de asfalto y exprimir un poco el cuadro con un pedaleo de pie y bloqueado de suspensiones. La BMC voló, literalmente. Y es que en el modo de bloqueo total, este misil cambia de nombre y se convierte en una rígida muy rígida.

Ya en casa, antes de ducharme, conecté Strava, ¡y boom! Top 4 con una mejora de dos segundos en la bajada de trialera, y exactamente el mismo tiempo en la subida por asfalto que con mi bici rígida hecha en una serie a máxima intensidad.

En el cockpit destaca su potencia corta y el mando remoto de la tija RAD
Foto: Ezequiel Sánchez

Conclusión

BMC ha logrado redefinir el XC actual con una bicicleta con una geometría que facilita la conducción y que la hace verdaderamente ágil. La BMC Fourstroke 01 TWO es ligera (10,2 kilos) y es la primera MTB de XC que incorpora tija telescópica integrada, cuyo funcionamiento es intachable. Es una máquina de XC, aunque está tan bien resuelta que incluso serviría para Trail (admite horquilla de 120 mm), aunque para eso la firma helvética ya cuenta con otros modelos.

El único pero que le encontramos es su precio (7.999 euros), elevado, aunque hay un modelo más económico (THREE, 5.999 euros), que comparte el mismo cuadro y la tija telescópica RAD. En la edición anterior te detallamos los entresijos de la bici y nuestra primera toma de contacto en el circuito de Lenzerheide durante su presentación internacional. Nos sorprendió gratamente. Pero ahora que la hemos probado por nuestros senderos y pistas habituales, solo podemos decir que es la doble de XC del momento. Pruébala, ni te lo pienses.

Más información: http://bmc-switzerland.com

Texto: Josh Usai

Sobre el autor

Esteve Ripoll Allué

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies